Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Looking For You
Lun Dic 09, 2013 10:37 pm por Invitado

» Registro de Empleos
Mar Nov 06, 2012 7:49 pm por Aloysia Weber

» Registro de Imágenes
Mar Nov 06, 2012 7:37 pm por Aloysia Weber

» Litterae Renascentes º Afiliación Normal
Dom Nov 04, 2012 1:49 pm por Invitado

» Adventure Time {Normal}
Dom Oct 07, 2012 4:44 am por Invitado

» Orfanato de temas libres
Dom Sep 30, 2012 10:36 am por Sólomon Bonemur

» Buenas!
Dom Sep 30, 2012 8:15 am por Rikkert Vranken Moos

» What happens next.
Vie Sep 28, 2012 11:43 pm por Aurora Rowe

» Presentacion Yokan
Vie Sep 28, 2012 10:09 pm por Georg E. Petrij

​​​​​​​​​​​​​​​​
Alejandro

Hinnom

#Our father· Crepúsculo Rol




Y no, nunca tuve novia después de ti

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y no, nunca tuve novia después de ti

Mensaje por Aurora Rowe el Vie Sep 16, 2011 12:58 pm

Nota: Esto ocurrió poco antes del segundo aniversario de matrimonio de los Rowe. Es el final de este thread. Coescrito(?) por las users de los personajes (:


No sé, hay demasiada gente en este mundo, y ser 'adorable' no es una protección ni mucho menos...


-Y sin embargo, es una de tus características más especiales y pocas veces se en cuentra en otras chicas, Auro- Esbozó una sonrisa algo tímida y se concentró en observar un punto inexacto de la calle mientras en su cabeza, seguía pensado en si se le iba algo. De regreso a casa, seguramente llamaría a sus primas para que le recomendaran un buen manual para poder socializar con mujeres.

Auro apartó la mirada y apretó los labios, sintiéndose extraña. Oh, vamos; si todas somos adorables, de qué hablas. No halló nada inteligente que decir a eso, así que se limitó a corresponder la sonrisa tímida del chico y a cambiar de tema. -Creo... Creo que me acostumbré a que no estuvieras... - Y no es que haya sido fácil hacerlo

El joven seguía manteniendo aquella fija idea, aunque de pronto se le olvidó un poco ya que su atención se fue directamente hacia los movimientos de la chica. Josh se preguntaba internamente cómo era que ella seguía sin ver lo adorable y cautivante que podía ser sólo con eso, incluso, diciendo ciertas frases que no hubiera querido escuchar. Soltó un suspiro escuchándola hablar por unos instantes.

Él puso con suavidad una mano en el hombro de ella para que lo observara y se quedó en silencio unos instantes pensando la frase que tenía que decir porque no entendía la razón de que estuviera tan preocupada en hacer algo ahora que él había regresado. Aún así no supo cómo hacerla, pero sí quiso responderle algo y quizás ella... podría comprender un poco más -Y no, nunca tuve una novia después de ti.

Se sintió como si algo la hubiese golpeado, llamando su atención. -¿Por qué?- Sonaba molesta, aunque lo que sentía distaba bastante de eso. O sea, esa era la respuesta que cualquier chica hubiese deseado oír, pero sinceramente no parecía razonable. -Pasó... pasó mucho tiempo; no sé, pudiste haber hecho lo que quisieras... Eres muy guapo, no lo entiendo.- Había dicho Aurora y una sonrisa se instaló en el rostro de Josh sin poder evitarlo, más aún cuando sintió la calidez de su mano estrechando la suya. No sabía a qué venía eso la verdad, pero no era que le molestara al muchacho de ojos castaños.

-No lo sé- Pensó un poco la respuesta para no dar la que ciertamente, incomodaría de alguna manera a la chica. -Aunque creo que debía hablar contigo primero. Verte- Se encogió de hombros queriendo parecer normal y casual, aunque en realidad, esa respuesta era bastante cercana a lo que para él serían las circunstancias. Auro disimuló la sonrisa que se estaba formando en su rostro y decidió cambiar de posición, recostándose para quedar mirando el cielo. Soltó un suspiro, aún confundida y apoyó su cabeza sobre ambas manos, pensando lo que acababan de decirle. Para evitar discusiones, desvió el tema, por enésima vez consecutiva. -Yo... bueno, ya sabes. Si tuve novio... y hasta soy mamá- Se encogió levemente de hombros y sonrió, volteándose a ver a Josh.

-Ajá, me... lo comentaron- Expresó Josh, atando sus zapatos, los cuales habían sido desatados precisamente por él. No era muy bueno con eso de mantener conversaciones de tal importancia mirando a alguien que lo conociera tanto, porque dudaba que Auro hubiera olvidado cómo era con esas cosas. Aunque igual y se olvidó de todo cuando barajó la posibilidad de detestarme. -¿Y... eres feliz? Se te ve así, por lo menos- Torció una sonrisa y esta vez si la observó. Realmente le alegraba el ver que ella cada día, se convertía en una mujer preciosa, fuerte y decidida. Aunque la verdad, siempre había sido así, sólo que más niña.

-¿Es una niña o un niño?- Preguntó curioseando -Recuerdo cuando me mostraste una de tus fotografías de pequeña- Josh soltó una pequeña risa, recordando aquel momento. Auro guardó silencio unos segundos; sorprendida. Parecía que Josh sabía más de ella de lo que ella misma pensaba, pero sólo se limitó a asentir. Sí, soy feliz. Y le dedicó una gran sonrisa a él cuando dijo que así se le veía. Luego venía el tema delicado. -Es niño- Respondió, incapaz de contener el orgullo. -Y sí... recuerdo esa foto, ¡me faltaba un diente!; de hecho, aún tengo una tuya de pequeño...- Se mordió la lengua. Igual y debía dejar de recordar cosas. -Pero no, no se parece a mí- Dijo con simpleza, pensando en que sí, Shay era perfectamente la imagen de Josh. -Tiene mis ojos... Pero la sonrisa y el cabello de su padre- Eso podía decirlo sin correr riesgos, ¿no? Pero parecía imposible dejar de hablar cuando el tema era su hijo. -Se llama Shane, y es muy risueño, y curioso...- Prosiguió, lentamente. -Hace menos de una semana cumplió dos años-. Ella sonrió espontáneamente, pero no tardó en darse cuenta de que había cometido un error. Josh no era tan tonto como para no poder sacar cuentas. Auro hubiera vuelto a cambiar de tema, total, ya era experta, pero ahora estaba en blanco.

Josh intentaba imaginarse al pequeño de dos años de edad, con los ojos de la muchacha que estaba a su lado pero no pudo. No conocía al padre. Bueno, no totalmente porque al parecer, lo había visto en el cuartel de bomberos. -Me había imaginado que era más pequeño - Expresó en voz alta y la miró -¿Entonces fue por eso que dejaste...?– y de pronto se calló. Dos años, ¿no era ese el tiempo que él mismo había estado fuera de Forks? De ser así, ¿no era ese justamente el tiempo en que ellos habían estado juntos?

Una vez más, la mente de hombre de Josh lo llevó a cavilaciones algo confusas a la realidad. Se imaginó a la chica engañándolo, o yendo a desquitar la rabia porque Josh se había ido. Pero entonces, recordaba que ella sería incapaz de hacer algo así. Flectó las rodillas con cierta incomodidad que se reflejó en un prolongado silencio entre los dos. Ella apretó los labios y volvió a sentarse, clavando la mirada en él. -¿dejé...?- No fue capaz de decir mucho más al notar la mirada turbada del chico. Lo sabe. Auro comenzó a aterrarse, del silencio, y de la situación; tanto así que terminó estrechando nuevamente la mano de Josh entre la suya porque no tenía nada más a lo que aferrarse.

-El instituto- Josh logró articular, porque habían dos posibilidades para lo que ella había dicho. La primera era que Auro lo hubiera engañado, y la segunda, en la que no, resultaba que él... -¿tú me... ?- de pronto no podía sacar las frases de su mente, pero con la mirada le hizo aquella pregunta, y la chica al parecer entendió al negar con la cabeza. El muchacho se llevó una mano al cabello y lo revolvió con nerviosismo, con extremo nerviosismo. No sabía cómo hacer la pregunta porque quizás, y sus cavilaciones estaban erradas. Seguían observándose en silencio, como queriendo decirse mucho y nada a la vez, hasta que Josh decidió hablar.

-¿Te...? ¿Conociste a tu esposo justo luego de que me fuera?- No, no era la pregunta que tenía en mente pero era bastante para ser un hombre. Josh se deshacía en nervios, y Auro no estaba mucho mejor. De estrujar su mano pasó a sujetarse del brazo de él, sólo porque así no tenía que mirarle. -Cómo iba a engañarte- Susurró, negando otra vez. Aún ahora esa idea seguía pareciéndole una locura. -Y... A Neil lo conocí unos meses después de que te fueras.- Volvió a morderse la lengua. Se preguntó si ya era muy tarde para decir que Shane era adoptado, o que sí le había engañado; y aun siendo capaz de mentir, no lo hubiera hecho. Contuvo la respiración y se apartó de él lentamente, mientras pensaba cómo decirlo todo de una manera suave. Ya la cagaste; suéltalo. -¿Recuerdas...?- No había forma suave de decirlo. Auro suspiró e intentó armarse de valor. -La última vez que nos vimos.- Soltó, rápidamente, mirándolo con cuidado. -Shane es tu hijo.- Ya estaba. Ahora, si salía con preguntas idiotas como ‘¿estás segura?’, Josh terminaría con un puñado de dientes menos.

Había muchas cosas que Josh pensaba, iba a escuchar a su regreso. Demasiadas, incluso, algunas las pensaba inimaginables, pero nada fue como lo que acababa de escuchar. Shane es tu hijo. Se miraron a los ojos por tiempo indefinido, en el cual Josh obtuvo varias respuestas con tan sólo observarla. Ahí estaba, era la misma Auro, y mantenían la misma comunicación y entendimiento. Ambos parecían a punto de tener un ataque, pero ninguno de los dos hizo o dijo algo más. No era necesario.

-Auro... - La llamó, en medio de la confusión de pensamientos que tenía. No sabía qué pensar, o como comportarse, mas sin embargo su mano buscó la de la chica y frunció los labios, esta vez, siendo lo más expresivo que había podido ser -lo... lo siento tanto- No, no sentía lo que había pasado entre ellos, o la existencia de Shane, su hijo, sino que sentía el no haber estado para ella y con ella -No debí irme, o debí haber buscado otra forma de poder contactarme contigo. Yo... he sido un idiota- Se soltó de su mano para llevarse ambas manos hacia la cabeza y quedarse nuevamente en silencio, pensando en las palabras que seguían dando vueltas en su cabeza, aunque ahora, sólo tenía una cosa en mente.

-Me gustaría conocerlo. Quiero hacerlo... por favor-
sintió la necesidad de pedirlo ya que sabía perfectamente que Auro tenía una vida, y ese niño, quizás el padre que él no fue por ese tiempo, pero ciertamente, esperaba serlo por todos los años que venían. Era una sensación extraña, pero agradable; era agradable sentir que a pesar de todo lo malo que había sucedido entre él y Auro luego de su partida, existía ese pequeño que le haría recordar una de las mejores etapas de su vida.

La chica estaba reprimiendo muchos impulsos. Quería asentir y decirle que sí había sido un idiota, de los grandes. Quería golpearle también, y quería echarse a llorar, pero de todo, lo único que hizo fue volver a buscar la mano de él. -Está bien- Y sí, parecía irracional, queriendo tranquilizarle. Pero habían pasado dos años, ahora, poco importaba si se había desaparecido o no. Le estaba costando mantenerse entera, porque era capaz de compartir los sentimientos de Josh, y no se sentía nada bien; era frustrante. -Hiciste lo que tenías que hacer; igual que yo.- Se abrazó a si misma y luego de unos segundos volvió a mirar al chico. No era capaz de negarle el derecho de conocer a su hijo, ni menos de recriminarle algo. Era extraño, puesto que cada vez que se imaginó en una situación similar, la respuesta era un rotundo no, o algo como ‘regresa a dónde estabas’ -Déjame... hablarlo con su padre, ¿vale?.- El accedió; no podía hacer menos, y tambien acordaron volver a verse, para dejar las cosas claras lo más pronto posible.


Aurora Deinon Rowe
if it's cold outside, show the world the warmth of your smile

Drops of Jupiter # Relaciones
avatar
Aurora Rowe
Humano
Humano

Mensajes : 657
Fecha de inscripción : 15/07/2011
Edad : 25

Datos del Personaje
Orientación Sexual: Heterosexual
Pareja actual: Neil Rowe
Ocupación: Camarera

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.